Av. Kennedy 9000, Vitacura

Santiago - Chile.

+569 4239 9706

+569 4340 3315

LUDOPATÍA

¿QUÉ ES LA LUDOPATÍA?

La Ludopatía es un trastorno reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que lo recoge en su clasificación Internacional de Enfermedades en el año 1992.Sin embargo esta no fué la primera vez que, como categoría diagnóstica y con el nombre de juego patológico, se reflejó en los ámbitos profesionales. Ya en 1980 en el Manual Diagnóstico y Estadístico (DSM_III) de la Asociación Americana de Psiquiatras (APA), se planteaba su definición y algunos criterios diagnósticos.

Evidentemente la existencia del trastorno aparece hace muchos siglos, probablemente con la actividad de apostar de manera habitual a juegos de apuestas, dónde los resultados pudieran darse con cierta rapidez y por consiguiente el refuerzo positivo y negativo para el jugador también.

A pesar de ello, la clasificación y las diferentes definiciones han necesitado de la extensión del trastorno, de la demanda de atención de los ciudadanos y de la presencia de un poder científico dispuesto a hacerlo.

Desde la APA, este trastorno se encuadraba en los trastornos del control de impulsos no clasificados en otras categorías y se describía como una conducta de juego inadaptada, persistente y recurrente, que alterase la continuidad de la vida personal, familiar o profesional. Hoy en día, con la experiencia que existe en diferentes países, nos gustaría desarrollar una definición más ajustada al modelo de adicción que, nos parece, explica mejor que ha ocurrido en Catalunya y España en los últimos años, con unos resultados que se manifiestan insistentemente para cualquier observador.

1-El aumento exagerado en la demanda de atención por problemas con algunos juegos de apuestas.
2-El aumento del número de afectados que reflejan en los algunos estudios científicos.
3-El aumento de las cantidades desproporcionadas, que han acabado gastándose los ciudadanos en algunos juegos de apuestas legales, los últimos veinte años.

Podemos afirmar, llegado este punto, que la Ludopatía es un trastorno del comportamiento, entendiendo el comportamiento como la expresión de la psicología del individuo, que consiste en la pérdida de control en relación con un juego de apuestas o más, tanto si incide en las dificultades que supone para el individuo dejar de jugar cuando está apostando, como si nos referimos a mantenerse sin apostar definitivamente en aquel juego o en otros, y estas dificultades siguen un modelo adictivo en la mayoría de los casos, tanto en la manera en como se adquiere o mantiene el trastorno, como en las distorsiones de pensamiento, emocionales y comunicacionales que provoca y ,desgraciadamente ,en los efectos desastrosos en las relaciones familiares y amorosas del jugador.

Es decir, por su etiología, por su curso , por su pronóstico y por las variables implicadas, el juego patológico o Ludopatía, es una adicción en la mayoría de los casos, por ello hablamos de enfermedad crónica.

Se contenga mejor o peor, el ludópata, fácilmente tendrá problemas con las apuestas, porque los aspectos motivacionales activarán memoria, vivencias, esquemas de acción y una estructura adictiva , aspectos que ya había desarrollado con el trastorno y que no puede borrar.

Que algunos juegos de apuestas tengan una capacidad tan exagerada de afectar a ciudadanos de todo tipo, sin discriminar en edad, sexo, nivel cultural, nivel económico, personalidad, clase social, estructura genética …facilita nuestra convicción respecto a su potencial adictivo para con las personas que apuesten habitualmente.

Por ejemplo, una temporada jugando más de dos o tres veces por semana a juegos como las tragaperras, bingos o casinos, supone alrededor del 98 % de las demandas de atención que hemos recibido los últimos 10 años.

Síntomas de la ludopatía

Los ludópatas niegan su adicción a los juegos de azar. Es por esto que es importante que las familias pongan atención a algunos situaciones y comportamientos.

En primer lugar, cuenta el doctor Rossel, los pacientes con un perfil de impulsividad mayor de lo habitual, con tendencias a rasgos obsesivos y cambios violentos en el estado de ánimo, son personas que están más vulnerables a padecer ludopatía.

“En todas las adicciones se produce un punto de quiebre. Hay un momento en que se tenía control sobre la conducta. Luego, hay un momento en que se genera un desequilibro incluso cerebral, en que se desregula un centro de placer, centro del reforzamiento del cerebro, y ese es el inicio de la enfermedad”, detalla el psiquiatra.

Es aquí cuando se convierte en una enfermedad crónica, con un patrón de concurrencia y que la apetencia por la conducta no se frena.

Los ludópatas tienen la fantasía de que el dinero que están perdiendo en los juegos de azar lo recuperarán.

El doctor Rossel cuenta que, simultáneamente a la conducta, en el cerebro se produce una “tormenta química que se asocia al placer”. Existe un desequilibrio en neurotransmisores en zonas del cerebro, que se llaman circuitos de reforzamiento, lo cual genera liberación de dopamina y adrenalina, hormonas que relacionan al placer. Además, una alerta que los familiares no pueden dejar pasar es la utilización de dinero que estaban destinados al presupuesto del hogar.

Frente a estos síntomas, los seres queridos o cercanos deben ayudar a que el ludópata para que se traten en un centro especializado en adicciones. Pues, el manejo de esta enfermedad es bastante similar al modo de tratar de la drogadicción. Requiere de un manejo y control de por vida.