Tratamiento trastorno limítrofe

  • Home
  • trastorno limítrofe

Tratamiento trastorno limítrofe

Ees un trastorno de la salud mental que impacta la forma en que piensas y sientes acerca de ti mismo y de los demás, causando problemas para insertarte normalmente en la vida cotidiana. Incluye problemas de autoimagen, dificultad para manejar las emociones y el comportamiento, y un patrón de relaciones inestables.

Con el trastorno límite de la personalidad, se tiene un temor profundo al abandono o a la inestabilidad, y se puede tener dificultad en tolerar estar solo. Sin embargo, la ira desmesurada, la impulsividad y los frecuentes cambios de ánimo pueden alejar a los demás, pese a que quieras tener relaciones afectuosas y duraderas.

El trastorno límite de la personalidad por lo general comienza en la edad adulta temprana. La afección parece ser peor en la adultez temprana y puede ir mejorando con la edad.

Si tienes trastorno límite de la personalidad, no te desanimes. Muchas personas con este trastorno mejoran con el tiempo con tratamiento y pueden aprender a vivir una vida plena.

Síntomas

El trastorno límite de la personalidad afecta la manera en la que te sientes sobre ti mismo, en la que te relacionas con los demás y en la que te comportas.
Entre los signos y síntomas pueden encontrarse los siguientes:

- Un miedo intenso de abandono, incluso llegar a medidas extremas para evitar una separación o un rechazo real o imaginario
- Un patrón de relaciones intensas inestables, como idealizar a una persona por un momento y luego creer que esa persona no muestra interés o es cruel
- Cambios rápidos de identidad e imagen propias que incluyen el cambio de metas y valores, y verse a sí mismo como malo y como si no existieras
- Períodos de paranoia relacionada con el estrés y pérdida de contacto con la realidad, que puede durar desde algunos minutos hasta algunas horas
- Comportamiento impulsivo y riesgoso, como apuestas, conducción imprudente, sexo inseguro, ola de gastos, atracones o abuso de drogas, o sabotaje del éxito al dejar de repente un buen trabajo o terminar una relación positiva
- Amenazas o conductas suicidas o autolesiones, a menudo en respuesta al miedo de separación o rechazo
- Grandes cambios de humor que pueden durar desde algunas horas hasta algunos días, que pueden incluir felicidad intensa, irritabilidad, vergüenza o ansiedad
- Sentimientos continuos de vacío
- Enojo intenso, inadecuado, como perder el temperamento con frecuencia, ser sarcástico o amargado o tener peleas físicas

¿Cómo puedo detectar si mi amigo o familiar está teniendo algún síntoma?

Aparecen dificultades en la concentración y en la memoria. La toma de decisiones se transforma en una carga que tiende a postergarse. Pueden aparecer ideas de muerte o de suicidio e intentos de suicidio. La tristeza tiñe los pensamientos por lo cual la persona tiende a tener una visión pesimista de las cosas.

¿Cómo ayudar?

La familia y los amigos cumplen un papel fundamental durante toda la recuperación apoyando la persona que sufre el trastorno, ayudando a identificar cualquier problema que pueda estar provocando la medicación, advirtiendo cualquier síntoma de alama y acompañándole incluso en alguna visita al psiquiatra para poder añadir más información de cosas que quizás a él le pasen inadvertidas.
También constituyen un papel clave en las posibles recaídas; es importante saber reconocer los síntomas de alarma que en episodios previos han precedido a las descompensaciones, ya que nos indican que algo no va bien y si los comunicamos a tiempo, o bien acudiendo a su psiquiatra de referencia o llevándole a urgencias podemos evitar que se produzca finalmente el episodio.

¿Cuáles son los síntomas de alarma que debo observar cómo familiar?

- No le reste importancia a los sentimientos que la persona expresa.
- No puede dormir o cambia los hábitos de sueño.
- Muestra de mucha tensión, ansiedad o miedo.
- Irritabilidad, inquietud.
- Se retrae, se aísla y no quiere ver a los amigos.
- Está triste, disfruta menos de las cosas y no le interesan.
- No tiene apetito o come a deshoras.
- Siente desconfianza, cree que los demás hablan mal de él/ella.
- Está haciendo algo, de repente se para y parece como si estuviera oyendo algo.
- No puede concentrarse y se preocupa en exceso por una o dos cosas.
- Cuando sale a la calle mira mucho a la gente, cree que le siguen.
- Su mirada ha cambiado.
- Sospecha que está tomando drogas.
- Los demás notan estos cambios en él/ella.